sábado, 31 de mayo de 2008

Dr. ayúdeme, please

Querido doctor:

Le escribo esta desesperada carta porque creo que tengo un problema grave de adaptación con el resto de la Humanidad. Usted seguramente sabrá decirme con certeza si es así o no.

Mire, la cosa es que amo estar en mi casa con mi computador, escribir, escuchar ronrronear a mi gato y ver documentales en el cable.

No me interesa ir al mall, me aburren a morir los programas de variedad y no leo las revistas de la copucha farandulera.

Espero que no crea que esta carta es para molestarlo, lo que pasa es que necesito ayuda urgente, necesito adaptarme, encajar ¿sabe?

Yo estudio y trabajo como mucha gente de mi edad y, por lo tanto, tengo contacto a diario con mucha gente y, por más que lo intento, no logro enchufarme en las conversaciones de las personas que me rodean.

Odio las conversaciones de ascensor, me ponen incómoda los rumores de pasillo y me dan ganas de salir arrancando cuando alguien saca el tema de la última proeza del protagonista del reality de moda en "Gigantes con Vivi" (hasta me ponen mal genio y yo creo tener un carácter bastante tranquilo).

Creo que eso influirá negativamente en mi desarrollo profesional ¡No, no estoy exagerando! Véalo desde el siguiente ángulo: Si no logro hacer migas con mis compañeros ¿cómo voy a conseguir que me incluyan en los grupos de estudio?

¿Entiende ahora? O cuando tengo que ir a las reuniones hay tiempos de espera en que se habla de todo un poco y nada en particular ¿me explico?

Estoy convencida de que nunca obtendré un ascenso si no puedo articular una conversación de buena crianza.

¿Cree que soy sociópata? Porque me dan ganas de vomitar de tanta tontera que se habla en los taxis o en las peluquerías.

Todavía no pierdo las esperanzas de ser "normal", doctor.

¿Qué me recomienda? Le advierto que mientras no sea una alta dosis de consumismo, resignación y televisión nacional, accederé a tratarme con gusto. De lo contrario, enciérreme a la brevedad posible.

Saludos cordiales (eso me sale bien, ¿ve?)

su impaciente paciente

4 comentarios:

Seba dijo...

Mmmm, es que la cosa es encontrar gente con intereses comunes, por lo menos eso me ha pasado a mi. Tampoco me acomoda hablar incesantemente de cosas irrelevantes, pero también siento que tiene que haber momentos para todo. Creo que "tenemos" -notar las comillas- que tener la capacidad de movernos en diferentes niveles, pues eso también habla de nuestra flexibilidad, de la capacidad que tenemos de acomodarnos y aceptar cosas que no necesariamente nos agradan. Me ha costado, ya lo he escrito en mi blog, pero tengo la suerte de contar con un grupo de amigos quienes comparten mis intereses y la "habilidad" -notar las comillas nuevamente- de moverse en diferentes niveles, por lo que pasamos de lo divino a lo mundano fácilmente XD. Tal vez sólo sea cosa de costumbre y ser políticamente correcto, porque por mucho que deteste ese concepto, es útil para soportar y superar momentos en los que hay que dejarse llevar por el quehacer social, por aquello que es cotidiano y superficial.

Abrazos!.

ines dijo...

los amigos no son el problema, es el resto ¿o soy yo?
tengo que flexibilizarme entonces

ignacioredard dijo...

puaj.

yo ya dejé de tratar de hacer eso. Soy simpático con la gente que me tinca o que se nota inteligente nomás y no me interesa hacer esfuerzos descomunales por llevarme bien con nadie más.
Hay que pensarlo así: hay gente que es racista, gente que es clasista, gente machista, y un largo etcétera (claro, iban en orden de más a menos grave XD). Por qué uno no puede ser "inteligentista"? Y no hablo de C.I, porque no estamos como pa igualar eso a la inteligencia. Simplemente hablo de discriminar a la gente que es tan tonta, que su única entretención consiste de vivir vidas ajenas, sea en la TV, en LUN (que todos hemos leído igual, pero que vemos con distintos ojos), o en la vida real.
Propongo discriminarlos sin una gota de remordimiento, porque igual son la mayoría, nunca se van a quedar solos. Nosostros somos los que tenemos la suerte de encontrarnos con símiles nuestros.
Y propongo dejar de esforzarnos en dar oportunidades a gente que "podría no ser tan imbécil", porque la mayoría del tiempo el esfuerzo no vale la pena. Mal que mal, no nacimos ayer y ya sabemos reconocer a la gente chanta, tonta, traidora, vacía, con un success rate del 90%.

Así que hago causa común con usted. Excepto en la parte de querer cambiar. Siéntase orgullosa de sentirse alienada. Es porque los demás son ovejas y usted no. Si no quiere balar, no tiene que balar. Pero no alegue por haber sido dotada de una inteligencia superior. Es feo quejarse de lleno XD. Aunque yo tb lo hago a menudo.

No cambie, ya?

la quiero,


el ignacio

alfredo dijo...

a mi me pasa eso, en las reuniones sociales, por eso no me gustan. encajar es dificil, y si usas medicamentos, estan tan mal como yo. pero hay un espertanza.

yo tenia miedo de eso cuando entre a trabajar, y cierto, me encontraron ahueonao; intenté hacerme el simpatico y algo me resultó... trato de adaptarme cendiendo un poco, pero sin perder lo que somos: una especie de venta de nosotros mismos a los demas, es decir, les voy mostrando de a poco quien soy, para que se acostumbren.

pero sí, hay momentos en que no se encaja no mas. estar neutro, eso hice durante toda la U, en el trabajo me vendi un poco, pero tuve la suerte de que a mi jefe le gusta como soy: timido, callado, amante de los pcs... un geek.

un geek adaptado?, no creo. fue suerte de principiante. siga asi y cumpla con los trabajos en grupo (que son una mierda). lo unico bueno es que llegamos a casa en algun minuto

saludos