jueves, 23 de julio de 2009

Exijo respeto


Imagen tomada de http://agaudi.wordpress.com/2008/02/06/respeto/

Hoy estaba navegando y encontré este blog: http://hagamosideas.blogspot.com/ que me pareció bastante acertado.

La entrada "Derecho I y Obligación I - Personas" me hizo reflexionar acerca de que lo que nos hace no respetar las diferencias es el miedo. El miedo a que las personas que no son como nosotros nos hagan daño.

Claramente se expresó en los acontecimientos que sucedieron al atentado terrorista de las Torres Gemelas en Nueva York. La paranoia derivó en una intolerancia sin precedentes (hasta mataron a una persona en el metro de Londres porque tenía pinta de musulmán). Siempre ha existido la intolerancia, pero en ese momento se exacerbó al máximo en incluso hubo gente que la celebró. Estaban todos muertos de pánico.

Por otra parte tenemos el sentido de la pertenencia que nació con la especie humana organizándose en tribus. Las personas necesitan sentir que son parte de algo y no sólo se definen a sí mismas por lo que les gusta, sino por lo que NO les agrada. Entonces, el expresar de forma categórica que no te gusta la gente sucia, automáticamente te convierte en amante de la limpieza... pero ojo, eso NO te convierte en una persona limpia (es un ejemplo estúpido pero creo que se entiende la idea). Por lo tanto tratar mal a otros para sentirte superior es un ejercicio inconducente.

¡Basta! Es hora de respetarnos. Sé que me río mucho de la gente y sus contradicciones (es sólo una distracción estúpida como tantas otras que tengo), pero jamás se me ocurriría ponerle mala cara a una mujer porque usa el pelo teñido rubio y las raíces negras (aunque lo encuentre último) o insultar a una persona por e-mail simplemente porque no me gusta lo que escribe en su blog.

Yo soy tolerante y exijo que mis extravagancias sean respetadas también. Que no me teman ni marginen porque que no crea que existe un dios, porque sea existencialista, porque me vista de colores llamativos, porque a mi edad no esté casada y no tenga hijos, porque sea amorosa pero rockera o porque tenga mis contradicciones más extremas.

Hace unos meses escribí que ya no toleraré que me insulten y lo sostengo. La única cosa que no tolero es la intolerancia misma.

2 comentarios:

Ignacio Reiva dijo...

El respeto no se puede exigir, es una consecuencia de nuestro respeto. Un gran beso.

Kitty Valerie dijo...

Bueno, a veces uno es tolerante, pero igual no te respetan.
Uno es amable y te tratan con la punta del pie, por ejemplo las personas que atienden público.
Me ha pasado mil veces.