viernes, 20 de febrero de 2009

La Muerte

Nuevamente acecha la muerte, añoro los días en que para mí era algo lejano e intangible, cuando era una niña y no pensaba en eso. Vivía como si no existiera.

Aparte de mi abuelo paterno que murió cuando yo tenía 9 años, no conocía a nadie que hubiera muerto. La muerte no existía en mi vida.

Ánimo y fuerza a los que sufren en este momento por su causa. Un gran abrazo a una persona en particular que lee a veces este blog.

No importa si ésta es esperable, si estamos resignados, si creemos que es lo mejor, nos da pena igual... y miedo.

A mí me da miedo morir. Y no le creo a la gente que dice no temerle a la muerte propia ni a la de los seres queridos.

Todos tenemos instinto de conservación. Todos hacemos planes para el futuro, aunque sea en nuestras cabezas y no explícitamente.

La muerte se interpone en nuestros planes, los aplasta, los trunca, no nos deja participar en ellos.

Todos queremos tener a nuestro lado a las personas que queremos para siempre (valga la redundancia), o por lo menos mientras dure nuestra existencia.

Hay gente que dice: "yo no le tengo miedo, le tengo respeto" ¿Qué se supone que significa eso? No quieren ser llamados cobardes. Temerle a la muerte no es cobardía, es sensatez. Si prácticamente todo lo que hacemos es existir ¿Cómo no vamos a temer el día que dejemos de hacerlo?

La muerte es frustrante y tremendamente poderosa. Por eso todos tratamos de hacernos una idea de qué pasará después de que nuestro cuerpo deje de funcionar.

Elija su teoría favorita que puede estar de acuerdo o no a su religión.

Yo sólo quiero que me deje en paz.

Estoy un poco deprimida, el tema de verdad me pone mal, creo que con el tiempo he ido desarrollando una aversión hacia ella que aún no me impide salir de mi casa para ir a un funeral, pero que me preocupa igualmente.

Nunca me ha gustado ir a los cementerios, porque ahí no hay nada, sólo un cajón y una placa conmemorativa. La persona ya se extinguió. Punto. Pero voy acompañando a otras personas si la ocasión así lo exige.

No quiero morir, no todavía, tengo los bolsillos llenos de proyectos.Bueno, en todo caso cuando esté muerta ya no me va a importar nada...

"Do you realize that everyone you know will be dead one day?" (o algo así, es la letra de una canción que no puedo recordar en este momento).

1 comentario:

alfredo dijo...

cuando cruzamos la curva de cierta edad, la muerte se istala en nuestro que hacer. sabemos que va a llegar. yo no le tengo miedo, pero sé que me quedan pocos años de vida. antes no queria vivir y ahora intento apropvechar al maximo los momentos. si bien falta mucho para los cuarenta, los siento cerca, y sé que ese dia mi organismo fallará y estaré destinado a la decadencia fisica. y de ahi mi vida sera una cuenta regresiva.

mirar y ver que se ha vivido poco es una desgracia. asi que tratare de tomar lo que me queda. todos sabemos que nos llegara el dia en que nos apaguemos, como en blade runner.