lunes, 20 de abril de 2009

Fin de Semana

Este fin de semana empezó conmigo conectada al holter cardiaco y terminó conmigo misma viendo Bender's Big Score en mi nuevo DVD. Las cosas pueden mejorar y mejoran.

Para que todo cupiera, primero tuve que ordenar mi pieza, botar bolsas con cerros de papeles inútiles y reorganizar mi clóset completo, fue un trabajo tremendo que contó con el gentil auspicio de mi madre, ya que sin ella me hubiera costado el triple y hubiese terminado con el corazón en la mano.

Después fui a la Clínica Las Condes a dejar el aparato. Tuve que ir a la Urgencia, porque el laboratorio cardíaco no trabaja el sábado y me tocó ver a gente realmente enferma y p'al gato, y a otros que esperaban noticias de sus familiares: horrible. Ahí se vive una sensación de desolación tan grande que dan ganas de llorar a gritos. Deposité el aparato y huí a buscar al gringo.

Yo le había pedido que me acompañara a comprar un televisor y un DVD para mi pieza, hace tiempo que debiera haberlos comprado, porque tener que compartir los aparatos es una verdadera lata, uno está viendo algo feliz de la vida y es la hora de las noticias, o la hora de no sé qué y se acabó la felicidad.

Por suerte para él, no nos dimos muchas vueltas, ya sabía más o menos lo que quería y opté por la marca Samsung, que encuentro buena y no demasiado cara. Igual no se aburrió mucho, pero si lo hubiera llevado a comprar ropa seguro que se me desespera tanto el pobre que termina con ataque nervios.

La cosa es que fuimos corriendo a dejar los equipos a mi casa (el gringo se ofreció amablemente a subir las cajas gigantes hasta mi casa y hasta instaló el televisor arriba de mi cómoda que no es nada de baja) y volvimos al Alto Las Condes de noche en Piwi* a toda velocidad y con Metallica en la radio a 34 dB (sí, en eso soy muy adolescente, me encanta correr con música a todo chancho).

El plan era ir a ver The Unborn , así que compramos al tiro las entradas y partimos a comer algo para que el concierto de tripas no fuera tan estruendoso que impidiera a los otros asistentes oír la película.

Compramos con el descuento de EntelPCS que es harto bueno: en vez de $3.800 pagamos $2.100 por cada entrada. Ha subido bastante el cine y me imagino que tiene que ver con que las películas se pueden bajar de Internet y cada vez menos gente va a las salas, por lo que los costos deben repartirse entre menos clientes.

Entrada en mano, me comí un exquisito tempura en el Sushita y el gringo atacó un gigantesco sandwich de 30 centrímetros de Subway, no soy muy fan de la comida rápida pero pucha que saca de apuro, además cada vez hay más alternativas a la aburridora hamburguesa con papas fritas.

Como todavía nos quedaba rato, fuimos a pasear al Mirador del Alto. Aprovechamos de ver los restaurantes nuevos (abiertos desde la última vez que fuimos) y miramos la carta del Santa Brasa. Los nombres de los cortes de carne nos recordaron los que comimos en el Spettus de Buenos Aires, sólo que acá estaban mucho más caros y quién sabe cómo serán de ricos.

En fin, una vez en el cine, nos acomodamos como mejor pudimos, a pesar de que no había mucha gente, pero era de esas salas que no tienen asientos arriba al medio, sino que a los costados o en medio adelante, así que uno termina con el cuello chueco.

La película no era ninguna maravilla, pero en ningún caso se podría decir que era mala. La encontré muy entretenida y me asusté tanto en el momento en que la pobre viejita esperaba que el monstruo que la perseguía pasara de largo y repentinamente apareció la imagen del niño diabólico a su lado, que se me escapó un grito de antología. Me ha dado un ataque de risa cuando me dí cuenta de mi desatino que no podía controlar, sólo lo pude ahogar con cabritas.

Al llegar a mi casa, obviamente tenía que probar mis juguetes nuevos, así que puse una película que nunca había visto y había comprado hace mucho tiempo: Tous les matins du monde.

¡Qué film tan redondo! Entretenido, ingenioso y emotivo, sospecho que le metieron un romance trágico para subir el rating, no más. La música es preciosa. Mi recomendación es que si no entienden el francés no lo vean: los subtítulos son pésimos, un pequeño resumen desabrido de las maravillosas figuras poéticas que utilizan los personajes.

Me imagino que es como leer Madame Bovary traducido, Gustave Flaubert no demoró años en escoger las palabras precisas para que cualquiera las tomara, hiciera una equivalencia en otro idioma y declarara que eso era lo que él había querido decir. A lo más, sirve como cultura general, pero en ningún caso para opinar sobre la calidad de la obra.

Cuando se me cerraban los ojos, decidí dejar el resto de la película para el día siguiente, pero luché un rato con el sueño porque estaba demasiado entretenida como para dejarla así como así.

El domingo partimos a Los Andes a hacer vida familiar. Dormí prácticamente todo el viaje y apenas despertaba se volvían a cerrar mis ojos como si me hubieran inyectado dopamina a la vena. Me encanta ir a ver a mi nonna y a mis tías. Mi mamá se pone tan contenta de ver a todos sus hermanos reunidos y mi nonna a todos sus hijos juntos que te da una sensación de calor de hogar irrepetible.

Mis domingos en Los Andes se reducen a lo siguiente: almuerzo en el Hotel Plaza, siesta de 3 ó 4 horas, té con los tíos y la nonna, hacer el puzzle de la Revista del Domingo y viajar de vuelta a Santiago.

Es demasiado relajado y a medida que envejezco me va gustando cada vez más ese estilo de vida tranquilo y reposado.

Llegué tarde, así que no me quedó más tiempo que para poner Bender's Big Score en mi DVD nuevo (es como si hubiera llegado la Navidad en abril a mi puerta) y me dormí feliz pensando en que cuando vuelva voy a ver todas las películas que tengo.



* Piwi es mi lindo auto que me tiene muy orgullosa porque lo compré con mi trabajo :)

2 comentarios:

alfredo dijo...

entretenido... realmente. de santiago, por fin puedo adivinar.

holter... use uno cuando estaba en la U, por presunta arritmia. finalmente era la ansiedad que me estaba consumiento vivo.

amo la comida rapida... se que hace mal y que no es "lo mejor" en terminos nutricionales... pero es mi debilidad xD.

el cine el dvd. yo opte por comprarme un reproductor de dvix, por mi aficion pirata xD. ¿te gustan las pelis artisticas-indie?. yo veo puras craps, me gusta el cine B, con lo que implica para mi novia, que le gustan, peor un poco. las odia, yo lo sé. pero se hacen concesiones...

y de actitudes adolescentes podria estar escribiendo horas. tengo mis debilidades y no quiero crecer jejeje. los adultos son fomes (ademas mi jefe lee mi blog, por eso no cuento mucho de mis aventuras)

saludos, y ojala lo del holter sea nada

Kitty Valerie dijo...

ja, ja, ja, gracias por inflarme el ego, el gringo dice que "cuento las cosas en forma muy amena", je, je, je, je

¿qué son las películas artísticas-indie y el cine B?

y por favor créate otro blog para contar tus aventuras (uno que tenga lectores invitados, je, je,je)