domingo, 17 de mayo de 2009

8 meses

El pasado viernes 15 de mayo se cumplieron 8 meses desde que salimos por primera vez con el gringo. Fue una salida como cualquier otra, una primera cita llena de nerviosismo para mí, a pesar de que ya había estado en mil más, pero esta era distinta: este hombre me había gustado muchísimo y tenía miedo de que todo saliera mal. Ya había escrito "Tus Manos".

Fuimos al Friday's de Isidora Goyenechea, yo andaba manejando y por eso no pude siquiera tomar un trago para relajar la tensión que me comía, tenía calambres en la guata y casi lloraba por un kirr royal.

Conversamos muchísimo acerca de nosotros mismos, porque la primera cita es como una introducción y hay que presentarse, transmitir al otro toda tu información, hablar de tu niñez, de tu familia y todo eso, de nuestros gustos ya habíamos hablado.

En eso estábamos cuando lo llamaron de su trabajo y contestó, lo cual es bastante decidor de la relación que una persona tiene con su pega porque ya no era horario laboral, me imaginé que así sería en lo sucesivo si llegaba a haber una segunda cita.

Ya nos habíamos tomado las manos el día que nos conocimos en el cumple de la Carito, así que no fue novedad que nos fuéramos al estacionamiento de la Plaza Perú de la mano (la mía temblaba). Una vez ahí, él me besó y ya no tuve paz en mi vida, me obsesioné con ese hombre, quería que me llamara, que me escribiera, que volviéramos a salir, lo quería para mí, pero pensaba que era absolutamente inalcanzable. Felizmente me equivoqué, tres meses y medio después, el 1º de enero de 2009 me pidio que fuera su polola en forma oficial.

Hace 8 meses de todo esto. Como decían Los Enanitos Verdes: sumar tiempo no es sumar amor. Según mi experiencia, esa frase es acertada, uno puede tener una relación larguísima, no pelear nunca (lo que se llama nunca) y pasarlo regio, pero el amor no aumenta o se está muriendo sin que uno se quiera dar cuenta. Nosotros estamos sumando tiempo y amor.

Al principio, como uno no conoce tanto al otro, cada encuentro conlleva un aspecto de prueba en la que uno suma o resta puntos a las posibilidades de que la relación siga o que se dé cuenta de que no va a llegar a ningún lado y es mejor dejarlo por la paz. Nosotros estamos aún en esa etapa, conociéndonos y con la calculadora en la mano, pero más relajados que cuando recién salíamos.

No he salido airosa 100% de todas las pruebas, después de todo soy una persona como cualquier otra, no una diosa diseñada específicamente para los requerimientos y expectativas del consumidor, y creo que he sido malintepretada en ocasiones. Pero el balance general de este tiempo juntos es positivo por ambas partes, lo cual es bastante esperanzador. Y me alegra que tengamos nuestras pequeñas diferencias y argumentemos, no discutir jamás es nefasto, ya que finalmente en algún momento te pasa la cuenta (nuevamente lo digo porque lo viví).

Yo por mi parte soy infinitamente feliz, tengo al hombre perfecto a mi lado: estupendo físicamente (es exactamente mi tipo), culto, bueno e inteligente. Como "Bonus Track": es profesional, magister, ahorrativo y ambicioso en el buen sentido de la palabra (y es que como decía Madonna, we are living in a material world and I am a material girl). Por si esto fuera poco, no es celoso, es cariñoso, comprensivo, lleno de detalles maravillosos y preocupado por mí.

Bueno, mejor no sigo, porque si le hago mucha propaganda me lo van a querer quitar, je, je, je y también escribo un poco sobre su lado B. No, él tampoco es perfecto: a veces es muy racional, demasiado analítico (todo lo que digas puede ser usado en tu contra en un tribunal) y le falta relajarse un poco (vivir el momento), es demasiado responsable, trabaja como esclavo, le cuesta un mundo desconectarse de la pega y - por lo mismo - vive cansado y duerme poco. Como todo alemán, es un poco porfiado y discutir con él es como disparar pelotas de goma hacia una pared (no hay que olvidar que es abogado, todo lo da vuelta, ja, ja, ja), una vez que se ha formado una impresión es muy difícil intentar convencerlo de cambiarla, pero yo trato igual. Cuesta un mundo convencerlo de que vaya al médico cuando está enfermo y no le gusta el queso rallado (yo cocino todo con queso rallado, je, je, je).

En este tiempo, hemos hablado hipotéticamente de un futuro juntos, pero claramente aún es muy luego para pensar seriamente en eso, falta que corra mucha agua bajo el puente, que veamos cómo sigue la relación y ver si las cosas se van dando espontáneamente, es decir, que llegue un momento en que nos necesitemos tanto que no podamos vivir el uno sin el otro.

Además, ayer conversaba con él que aún no me siento preparada para poder volver a planificar un matri, después de lo que me pasó me muero del terror de sólo pensar en hacer una nueva lista de invitados, cotizar el catering, el lugar de la celebración y todos los miles de detalles que un evento de esa naturaleza conlleva. Si tuviese que enfrentar eso sería muy difícil para mí, pero tendría que sacar fuerzas de flaquezas (espirituales, porque físicamente no tengo flacas ni las uñas, je, je, je), darme ánimo para retomar el proceso que quedó trunco el 13 de septiembre de 2004 y recibir todo el apoyo psicológico que mi entorno me pueda brindar. Sé que han pasado casi 4 años, pero ni todo el tiempo del mundo es suficiente como para borrar algo así, de verdad no se lo deseo ni a la persona más mala y desagradable del mundo, es lo peor que a una le puede pasar. Pero, después de todo, creo que vale la pena acordarse de todas las cosas que uno ha vivido, porque sirven para aprender de ellas, fingir que algunas nunca ocurrieron no ayuda en nada a la salud mental, según mi humilde opinión.

En fin, el resumen es: llevamos 8 meses de sumar amor y conociemiento <3. Más adelante veremos qué pasa, si algo pasa o si no pasa nada.

2 comentarios:

alfredo dijo...

poco tiempo y harto amor. el tiempo no suele ser equilibrado en su entrega: las cosas pasan y las recibimos felices.

si es el novio perfecto... te felicito. las personas en nuestros dias suelen tener defectos, pero a veces la acumulacion progresiva de éstos la veo en todos lados.

acerca de la rigidez, creo por prejuicio que los ingenieros suelen ser mas cuadrados, racionales, mesurados (mi padre es ing, sé de lo que hablo xD). hay que adaptarse en la medida de lo posible, y compatibilizar.

me causa curiosidad lo del matrimonio. no todo tiene que terminar (o comenzar) en una union legal y sacra. creo en la co-habitacion (de hecho la practico) y no por la excusa de "probar" si todo resulta o no. Creo en los compromisos, en la palabra: vivir juntos es un paso, es un medio y un fin; mi relacion de pareja se construye sobre la base de la opcion y de la responsabilidad. No obstante, entiendo que existen personas y familias mas tradicionales que piensan que co-habitar es casi "concubinato" y lo encuentran de mal gusto... pero toda relacion se construye, y existen historias familiares particulares que mantienen normas. y por ultimo, el que quiera que se cae, que tanta h...

saludos

Kitty Valerie dijo...

sí, a veces creo que soy ingeniero por accidente, lo mío eran las letras y claramente los idiomas, tengo la estructura mental para las matemáticas y la física, pero no la disciplina para la vida diaria, soy como un genio loco, pero sin lo genial

el matri es todo un tema, antes de concer al gringo no se me hubiera pasado por la cabeza irme a vivir con alguien sin libreta, siempre decía "eso no es para mí", pero me ha cambiado bastante la visión, creo que era prejuicio (el mismo que tú mencionas, el mal gusto y la tradición), igual mi familia se moriría si me fuera a vivir con alguien sin estar casada, eso lo tengo clarísimo

en nuestro caso vivir juntos no sería el fin, sino el medio para probar si servimos como pareja para casarnos, porque a ambos nos gustaría tener hijos en el futuro y es mejor recibirlos en un matrimonio, creo yo

pero me parece que el matrimonio no debe ser la finalidad única del pololeo, uno tiene que pololear para hacer feliz al otro, no con la torta de novios en la cabeza

bien por quienes se pasan por la raja los convencionalismos y viven a su propio estilo!!! viva la diversidad!!!