martes, 19 de mayo de 2009

Propiedad Se Vende


Entre otras cosas, últimamente me ha tocado dármelas de simuladora de futura compradora de propiedades. Digo simuladora, porque la indagación no es para mí sino para una persona que no tiene tiempo para ver esas cosas pero que sí tiene el billetín como para hacer una inversión de ese tamaño (yo no tengo dónde caerme muerta, literalemente, porque salgo huyendo de las promotoras del Parque Del Recuerdo).

El caso es que he dedicado gran parte de mi tiempo a seleccionar departamentos en Providencia. Mi principal fuente de información es el Portal Inmobiliario que tiene un servicio muy cómodo de envío de notificaciones en caso de que se publique un aviso de una propiedad que cumpla con los parámetros que seleccionaste en el formulario de búsqueda. Además en él publican la mayoría de las constructoras y corredores de propiedades, hay nuevas y usadas, tiene simulador de crédito y una opción de consulta por internet (sin que tengas que enviarlo desde tu correo electrónico).

Yo hice algo exactamente lo mismo el año 2007, estaba muy entusiasmada con la idea de tener mi propio departamento e irme a vivir sola, tenía ahorros, no suficientes, pero por lo menos para dar un pequeño pie. Sin embargo, la vida dijo otra cosa. Me hice un procedimiento carísimo al corazón, me fui de viaje varias veces, estudié un diploma que acabo de terminar de pagar y así. En suma, mi clásico sueño de la clase media "tener mi casa propia" se disolvió como la sucralosa en el café, pero sin dejar un sabor dulce.

Hace poco, ordenando papeles para hacer espacio para mi televisor y DVD nuevos, encontré la carpeta con las cotizaciones y órdenes de visita, y por supuesto que la tuve que botar. Me trajo recuerdos de mis anhelos perdidos. Alcancé a ir a ver dos departamentos, uno en Providencia nuevo a la vuelta de la esquina de mi pega literalmente y otro usado en Las Condes que me encantó, me lo hubiera comprado sin mirar más.

A pesar de que me deprime pensar en eso, aún no desecho la idea ser propietaria algún día y el hecho de ayudar a buscar propiedades tal vez me despierte nuevamente el bichito del ahorro.

Me da terror el pensar en llegar a vieja, enferma como estoy y sin un peso, sería la peor combinación.

2 comentarios:

alfredo dijo...

estamos en las mismas...

Kitty Valerie dijo...

bueno, algún día, por el momento seguiremos poniéndole el hombro a la pega :P