miércoles, 3 de junio de 2009

Cogito, ergo sum

Le cambié el nombre al blog. Es que parece que nadie entendió que era un sarcasmo de "Diario de Una Pelolais", que creo era un programa de televisión o algo así. En realidad nunca me metí a ver de qué se trataba, sólo se lo ví posteado a la Peta en Facebook una vez y lo encontré tan estúpido (el nombre, la idea y todo el concepto) que traté de ironizar con eso, pero nunca se cachó así que ¡shao!

Si no sabe qué significa el nuevo nombre del blog o tiene curiosidad por la data dura, siga el vínculo a continuación: http://es.wikipedia.org/wiki/Cogito_ergo_sum

Y no escribo más sobre el tema porque no me siento inspirada y, a estas alturas de mi vida, me parece una completa pérdida de tiempo tratar de parecer inteligente.

P.S.: El apellido de René Descartes se pronuncia "decagt", por favor no diga "descartes" ¡Suena horrible! Gracias. Y, por si acaso, P.S. (Post Scriptum) también es una locución latina que significa "después del escrito".

2 comentarios:

alfredo dijo...

me gusta decirle descartes. le hace honor a su apellido: el sueño, la realidad... y como se llega a eso?, mediante "descartes".

Kitty Valerie dijo...

en realidad, como su nombre dió origen al verbo descartar, a la expresión "por descarte" y todos los vocablos asociados, no es incorrecto decirle des-car-tes

la verdad, cada uno puede decirle como quiera, a veces me da la tontera dictatorial de querer que todo el mundo haga lo que yo hago y piense como yo pienso, por suerte no me dura mucho :P