viernes, 5 de junio de 2009

Odiosa



Ando odiosa.

Odio al mundo entero, odio Santiago, odio las micros, odio vivir entre cuatro paredes más de 40 horas a la semana, odio a los idiotas que se suben a las micros a agarrar para el hueveo a la gente, esperan que les des plata por sus estupideces y más encima se enojan si no recaudan lo que querían, odio saber lo que voy a hacer cada día de la semana con una ídem de anticipación.

Odio mi vida.

La rutina me aplasta como a una cucaracha, algo me está apretando el pecho y no sé qué es.

Quiero mandar a la cresta el calendario, los compromisos, los amigos, la familia, todo. Y tirar la agenda al mar, con un movimiento circular como el del discóbolo. Quiero ser una fugitiva del día a día, que pase algo definitivo, cambiar mi vida de forma radical.

Me asfixio, me muero de a poco.

Quiero correr por la playa a pata pelada y reírme a gritos como los locos o los indigentes...

Obvio que sé que todo son puras ilusiones, sueños erráticos, locuras.

Permiso, tengo que volver a lo de siempre. Nos leemos.

1 comentario:

alfredo dijo...

mi estimada rockerlais:
el dolor en el pecho es angustia, que nos pasa cuando estamos aburridos de la mierda que nos rodea. pienso que el trabajo aliena a las personas, y las personas que odiamos nos hacen mal. pero como en la vida no podemos mandar todo a la mierda -somos adultos y hay que comer- tenemos que tratar de estar mas tranquilos.

llegara el dia en que nos acostumbremos a la mierda. mientras, hagamos algo que nos guste.

saludos